domingo, 14 de julio de 2013

BIG PHARMA: El poder del dinero.

El mercado mundial de los medicamentos representa más de 700.000 millones de euros anuales.
Más de la mitad de ese dinero es manejado por el grupo de empresas llamado Big Pharma:  Bayer, GlaxoSmithKline (GSK), Merck, Novartis, Pfizer, Roche y Sanofi-Aventis.
Los beneficios de Big Pharma son superiores a los que obtiene el poderoso complejo militar-industrial.
Estas cantidades de dinero, inmensas, proporcionan a estas multinacionales un poder colosal. Poder que NO usan para ayudar a las personas.
De hecho, tienen una legión de abogados, y gastan cantidades ingentes de dinero en múltiples juicios millonarios que llevan a los tribunales a los fabricantes de genéricos, o, como en el caso de la compañía Novartis, a gobiernos. 
Dr. Richard J. Roberts, premio Nobel de Medicina

Big Pharma hace lo posible para no sacar a la luz curas definitivas para las enfermedades.
Esta es una acusación muy seria, pero que se repite desde distintas partes del mundo, y por profesionales de la salud: Médicos, investigadores, universidades...
El premio Nobel de medicina, Dr. Richard J. Roberts alerta sobre como "los fármacos que curan no son rentables y por eso no son desarrollados por las farmacéuticas que en cambio sí desarrollan medicamentos cronificadores que sean consumidos de forma serializada"

Es evidente: Resulta mucho más rentable que un paciente tome una medicación todos los meses, que crear una medicación que lo cure de una vez por todas.
Un medicamento definitivo sería un duro golpe para los ingresos. Y eso no se puede consentir.
Dr. Angelos Michelakis, Universidad de Alberta

El premio Nobel antes mencionado, Dr. Roberts, asegura que las grandes farmacéuticas redirigen las investigaciones cuando hay probabilidades de encontrar medicamentos definitivos. Entonces dirigen sus esfuerzos a encontrar medicamentos efectivos pero que no curen la enfermedad, si no que hagan al paciente dependiente del medicamento.

Desde Estados Unidos ya hace tiempo que se viene denunciando como estas compañías financian las carreras políticas de congresistas y senadores. Los cuales, obviamente, no las van a molestar una vez que han accedido a sus cargos.


Queda desear que los tribunales respalden la protejan a la población frente a la avaricia económica de las multinacionales farmacéuticas.

No hay comentarios: